Deportes acuáticos adaptados

Por 20 julio, 2017Autonomía, Sin categoría
Este verano podrás disfrutar al máximo del agua aunque tengas discapacidad. Practicar deportes acuáticos ya es una realidad accesible en algunos casos y en algunos lugares. Ante las altas temperaturas apetece hacer ejercicio en un medio refrescante. Así, el buceo, la natación, la vela o el esquí náutico se convierten en un claro reclamo para todos sin excepción.

Nadie duda de los beneficios de practicar un deporte náutico, no solo porque estimula el ejercicio y refresca frente al calor estival, sino también porque proporciona un medio de diversión, disfrute y salud mental. Pero veamos uno por uno, los principales deportes náutico susceptibles de ser adaptados.

Buceo

Como es natural, el buceo adaptado requiere un material específico y ciertas características. Una de ellas es contar con monitores convenientemente preparados para esta actividad. Las técnicas también son especiales.

El buceo adaptado es uno de los deportes náuticos que pueden practicarse con la debida preparación

El buceo adaptado es uno de los deportes acuáticos que pueden practicarse con la debida preparación

La Federación de Actividades Subacuáticas de la Comunidad Valenciana es pionera en la preparación y práctica de este deporte para todos -por supuesto, también para las personas con discapacidad-.

Natación

La natación es el deporte náutico más popular y accesible para las personas con discapacidad. Lo importante es contar con las instalaciones y los medios convenientemente adaptados.

Se trata de una actividad recomendable para todos y, en especial, para los discapacitados. Los componentes rehabilitador, terapéutico, lúdico y competitivo, lo convierten en el deporte preferido para cualquier colectivo, sea este de personas con movilidad reducida, ciegos e, incluso, con discapacidad intelectual.

La Fundación Deporte y Desafío organiza programas especiales de natación. Las destrezas y habilidades que se adquieren durante la puesta en práctica de los mencionados programas puede incluso concluir en entrenamientos profesionales para competir. Existen muchas asociaciones que dedican su esfuezo a promocionar y facilitar este deporte a las personas con discapacidad, entre ellas podemos recomendarte Aragua, en la Comunidad Autónoma de Aragón. La encontrarás en www.asociacionmanantial.com.

Vela

El deporte de vela es el medio ideal para conseguir ciertos fines como el desarrollo de la capacidad de colaboración, trabajo en equipo, tolerancia y respeto. Esos son los valores que trabaja el Club Andaluz de Vela Adaptada. Es ideal, por tanto, para todo tipo de personas y, por su puesto, también para las personas con diversidad funcional.

Gracias a la preparación de este club y a los monitores específicamente entrenados para este fin, los deportistas con discapacidad acceden al deporte de la vela de un modo seguro, divertido, didáctico y asequible.

Según el mencionado club, además de los aspectos sociales y de trabajo en equipo, la vela resulta “un sistema de equilibrio postural adaptado al movimiento de una base inestable”. Esto lo hace ideal como actividad psicomotriz. También estimula el razonamiento mecánico, la búsqueda de soluciones, la adquisición de vocabulario específico, etc.

El personal especializado aprovecha todas las ocasiones en el trayecto para ilustrar sobre la terminología técnica y específica, así como sobre todo lo relacionado con el medio marino, biodiversidad y ecología.

Esquí náutico

Existen casi tantas modalidades de esquí náutico como discapacidades; por ejemplo, las personas con movilidad reducida que tienen discapacidad funcional en los miembros inferiores (tetraplejia, paraplejia, parálisis cerebral, amputación de uno o ambos miembros, espina bífida, etc.), esquian sentadas. Antes de practicarlo es necesario seguir los cursos de preparación. En ellos se aprende la técnica fuera del medio acuático.

De todos modos, al programar las actuaciones, los especialistas estudian detenidamente los distintos tipos de disfunción incluidas en la paticipación, para realizar las adaptaciones pertinentes tanto del material como de las distintas actividades.

El esquí adaptado es uno de los deportes acuáticos que puede ser practicado por personas con movilidad reducida

El esquí adaptado es uno de los deportes acuáticos que puede ser practicado por personas con movilidad reducida

En este caso, la Fundación Deporte y Desafío es la encargada de la preparación, adaptación y realización de las actividades pertinentes para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de todos los beneficios que proporciona el esquí náutico. Algunos de estos beneficios son el desarrollo del sentido del equilibrio, la satisfacción que proporcionan las relaciones humanas, los intercambios entre los miembros del equipo, la amistad que suele surgir, etc.

Si te gusta el deporte, no lo dudes. Busca una asociación. Seguro que puedes disfrutar de experiencias que nunca imaginaste. No existen barreras. Las barreras se pueden aplastar con ayuda de todos.

VIA: www.salud.facilisimo.com